viernes, 28 de enero de 2011

Reflexión

Y esta tarde, pensando, me he dado cuenta de que mi padre, un hombre otrora entusiasta y divertido, ateo y desconfiado, se ha vuelto profundamente creyente y se fía de "Dios" más que de ninguna otra cosa. ¿No os pasa eso a vosotros? Un día estás recorriendo medio mundo, divirtiéndote como un loco entusiasta, y al día siguiente te encuentras con una familia, en una casa, y sin nada a lo que aferrarte que "Dios".

La verdad, es bastante decepcionante. que la vida de una persona se pueda desmoronar tan fácilmente es, no solo penoso, sino también desalentador. Estoy en mi habitación escribiendo estas palabras mientras él está roncando en el sofá del salón, con una colilla encendida a medio apagarse en un cenicero, con la televisión en uno de esos programas de documentales de la televisión pública.

Escucho un concierto para clarinete y piano de Mozart, y reflexiono sobre toda la cultura que hay en el mundo en forma de documento. Tantas y tantas novelas interesantes; tantísimas canciones de grupos geniales; Tantos monólogos humorísticos que no he visto...

Sinceramente, este humilde blogger piensa que El saber no ocupa lugar.

Espero vuestras opiniones, comentarios y demás, compañeros, y espero que al compartir estos párrafos que salen de mi fuero interno, haya enriquecido un poco más vuestras vidas.

Saludos y un fuerte abrazo. Alejandro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El mundo "en chico"